Twitter icon
Facebook icon
YouTube icon
Flickr icon
Google+ icon
RSS icon

Trump, el candidato que puede activar el voto latino

Jul 2, 2015
In The News

Hace 20 años la proposición antiinmigrante 187 cambió la composición política de California con el voto latino, en 2012 la frase de “auto-deportación” le costó la presidencia al republicano Mitt Romney, ahora los demócratas esperan que sea Donald Trump, con sus comentarios antimexicanos, quien les ayude a mantener la Casa Blanca en 2016.

Según el magnate, México envía drogas, criminales y violadores a EEUU, y la manera de contrarrestarlo es construir una muralla y hacer que los mexicanos paguen por ella.

Pero su retórica  y habilidad para ponerse en el centro de atención nacional está resultando tóxica para el Partido Republicano, que está urgido de atraer el voto latino tras perder las elecciones presidenciales de 2012.

Por su parte, los demócratas están dispuestos a hacer Trump, con sus comentarios de ultraderecha extrema, la cara del Partido Republicano.

California es un ejemplo claro de que los ataques contra los inmigrantes alinean el voto hispano hacia los demócratas. Cuando el exgobernador republicano Pete Wilson apoyó la Proposición 187 que prohibía a los indocumentados participar en los programas de asistencia social y asistir a las escuelas públicas movilizó al voto latino y llevó a cambios políticos en el estado que, desde entonces, es mayoritariamente demócrata.

“Mientras los republicanos no salgan a denunciar los comentarios odiosos y divisivos que hizo Donald Trump, esto solo confirma la hostilidad del Partido Republicano hacia la comunidad latina inmigrante”, declaró la congresista Linda Sánchez (D-Whittier), presidenta del Caucus Hispano.

Ahora la mayoría de los encuestadores coinciden en que los republicanos necesitarán entre el 40% y el 44% del voto latino para ganar la Casa Blanca en el 2016.  La última vez que los republicanos ganaron la Casa Blanca, en el 2004, el expresidente George W. Bush obtuvo el 44% del voto latino.

A nivel nacional, 800,000 latinos cumplen 18 años todos los años, lo que los habilitados para votar y grupos latinos esperan  que el fenómeno cívico de la 187  se repita en las elecciones de noviembre del año próximo gracias a Trump.

“Este país está en un momento clave. Ya no vamos a tolerar esos racismos”, declaró Alex Nogales, presidente y director ejecutivo de la Coalición Nacional Hispana ante los Medios

“La comunidad latina se lo ha tomado muy a pecho. Nos hemos levantado de una costa a otra, los jóvenes se han organizado en internet, con peticiones directas a NBC y un llamado a boicotear productos de Trump”.

El mayor número de latinos viven en California y Texas. Pero el foco en el voto latino para 2016 es más fuerte en los estados donde ambos partidos tienen posibilidades de atraerlo a sus filas: Nevada, Florida, Nuevo México, Colorado y algunos otros como Virginia, donde ningún partido es dominante y los latinos, aunque no tan numerosos, pueden jugar un papel importante.

Obama ganó todos esos estados en 2012, mientras Mitt Romney, quien dijo durante su campaña que el problema de la inmigración se solucionaba con la “auto-deportación”, obtuvo solo el 27% del voto hispano y su frase quedó marcada en la memoria colectiva de los latinos. De acuerdo con analistas políticos, fue el voto latino el que llevó a Obama a la Casa Blanca.|Ahora, el avance de Trump en este etapa de la larga carrera resulta preocupante para los republicanos, no solo porque sugiere la ausencia de un claro favorito entre los 16 contendientes para la nominación del partido, como ocurre con los demócratas con Hillary Clinton, sino porque dificulta aún más su tarea para acercarse al voto latino.

“Yo soy una persona de fe – y la entrada de la Donald en esta carrera sólo puede atribuirse al hecho de que el buen Dios es un demócrata con un sentido del humor”, dijo sitio político The Hill, Paul Begala, un veterano estratega demócrata y consejero de Priorities USA Action, un comié de acción política para impulsar la candidatura de Clinton.